Muera usted mañana

by ALEXANDERPLATZ

/
1.
2.
Homenaje 05:46
A ti te erige un monumento, agradecida, la nación. Para ti la Guardia Mora desfila en procesión. Porque no se te podría querer más. Para ti un baño de masas, saludando en un balcón. Por ti se disparan salvas en los cuarteles de la Legión. Porque te mereces eso y mucho más. Porque es de rigor demostrarte amor. Ante su excelsa autoridad, yo me inclino, majestad, soy su servidor. Si me quisiera escuchar, yo le imploro, con humildad, poderme quedar, quedar. A sus pies, me quiero quedar, me quiero quedar, Por favor, tenga piedad, tenga piedad.
3.
Once varas 00:47
4.
Como las brujas que se untan de sangre de niño en sus conjuros. Como los reos que dan estabilidad laboral a sus verdugos. Oh, la muerte. Oh, la vida. Ni aquí ni allí varía, si ves gente que quiere lamer la herida, lo has de comprender. Como un soldado que agoniza en el campo de batalla y reflexiona acerca de como una guerra estimula indefectiblemente la economía. Oh, la muerte. Oh, la vida. Para no matar la vida hay que sangrarla bien, tu alma bien henchida, viva de tanto agonizar. Muriendo bien, viviendo bien, matándote, queriéndote. Viviéndote, muriéndote, atacándote, rindiéndote.
5.
Llega su voz en la noche hasta el quiosco de helados. Buenos pulmones, comentan, se gasta el muchacho. Canta sobre unos tablones que han improvisado en la piscina comunal. Tiembla el corazón de las abuelas, tiembla el aire, tiembla la verbena: suman diez en total, los que no saben que siguiendo la acera hay un bingo que es muy popular. Canta versiones antiguas de temas modernos. Canta tristezas, rencores, de odios, lamentos. Causa estupor su desgarro entre niños y viejos, esa pasión desbordante le viene de lejos porque no puede evitar reflexionar acerca de una izquierda verdadera, promotora de la acción directa, no hay reformismo que le haga abandonar su posición pro-explosión. En su juventud se afilió a Fuerza Nueva y ahora pasa a integrar un comando que espera emprender su primera acción.
6.
Como viene siendo habitual, hoy que van empezar las fiestas del tal para cual, del codo en la ceja y del hola qué tal, a la virgen van a sacar en la procesión de la decepción. Quién me mandaba mí, se repite el penitente la oración. Si se viene a sufrir, no querría yo arruinar la diversión. Y es que es muy fácil decir a ti yo te querría ver aquí, ya que ha de ser siempre así y siempre así va a seguir y a seguir, ya que puedo verlas aún venir, me presento y cojo sitio para mi lapidación. Hazlo apuntando bien, sin miedo, con fe. Hazlo queriéndome, queriéndome bien. Hazlo con intención, desde el corazón. Hazlo tú por los dos, es un gran favor que haces a la nación.
7.
8.
Un poco de orgullo no lo va solucionar. Finge no avergonzarte demasiado, pues aunque diera pena, y más pena que voy a dar, no estoy en absoluto preocupado. Si vas a recomendar una cierta dignidad, yo ya te lo aviso, no me servirá y no me va a importar. Déjame, la verdad es que me quiero humillar, a ver si no me voy a poder quejar, y es que ay... Si me vas a juzgar y decirme que lo hago mal, yo ya sé que doy lástima es lo que hay, ay... Vivan todos los vicios de la autocompasión, compro mi propio libro de autoayuda. Para serte sincero, y hablando entre tú y yo, lo que piensen de mí es que me la suda. Porque es la suprema libertad y nos otorga humanidad la elección consciente, y valiente de verdad, de querernos lamentar. Vamos a celebrar el reventar, pero de verdad, Aquí es que nadie me va a confesar que os quejáis? Ay... Vámonos a ensuciar de toda pena y calamidad, viva el fracaso y la indignidad que lloráis, ay...
9.
El crimen 05:41
Del uno al cien. Cuál he pensado. Empieza el juego. Quien gane va a poner el cascabel. Eliges el tres, y de rodillas como si rezaras quieres saber si va a doler. Y era el tres. Tendré que hacer lo que hay que hacer, brillante palidez, a flor de piel la piel y el alma a los pies. La última vez, y es un auto de fe, un caer de pie, millón de pagarés, la cáscara, la nuez, camello y alfiler, corona de laurel, es desaparecer. Esto es desaparecer.
10.
11.
Nunca he creído en mucho más, el resto se acerca bastante a la nada. Se suele relativizar lo bueno, malo y regular, aunque sólo sea por el qué dirán. Se niega la contradicción de recrearse en negar que se niega, yo digo no y es no que sí, que sí, que no, que eso es así, lo que te digo es que vengo a decir que a veces, sólo a veces, yo, puedo llegar a tener la impresión, tal vez no tenga la razón, el cien por cien de la razón. Quizá me puedo equivocar, pero ya no voy dejar de decir lo que a mí me dé la gana, pues sí, si lo que se va a juzgar es la cercanía a la verdad, no me parece que eso importe nada. Porque se forma un huracán cargado de veracidad de los que descarga su furia en la cara, y no habrá ningún lugar seguro ya, donde poderse resguardar de la tormenta de las razones claras. Así que no, que no te esfuerces en mostrar lo que tú sientas de verdad, eso sería aún mucho peor, porque eso sería peor, eso sería peor, sería aún mucho peor, ya soy mayor para engañarme con nada.
12.
13.
Sí pero no 03:01
Enfrente donde están los chinos que dan a la estación, a ver si se me ocurre algo, qué te digo yo. Lo que me ronda en la cabeza no se puede contar porque me da mucha vergüenza y no lo sé explicar, y donde dije Diego digo digo, digo que es verdad, o puede que esto me lo invente, pero eso ya da igual. Pudo ser cualquier ruido grave, como el que hace un camión, para olvidarme de lo que iba a decir, qué desilusión. ¿A dónde vas?
14.
15.
Cada aguja en su pajar y cada horca con su cuello. Abrazar la humanidad es hundirme en el suelo. El presente, qué pereza, es tirarme de los pelos, qué pereza esperar que me entren ganas de esperar. Van pasando los momentos palmo a palmo, dedo a dedo, descubriendo cuánto pesa lo que pesa, cuánto tiempo al presente le puede quedar aún por terminar. Quedo pronto a sus pies, cordialmente, un saludo, atentamente, un placer, un eternamente suyo. Qué pereza aquí atascado en siglo XXI, qué pereza da ver que lo que ves es lo que hay que ver. Estallido fulminante, ay, los cartógrafos del humo, militantes nigromantes, ya no aguanto a ninguno. Lo negué una y otra vez para al fin reconocer que odio el siglo XXI y el siglo XX también. Qué pereza.
16.
Sultana 04:45
Le sobra negro, le sobran estrellas, le sobra hombre, le sobra animal, y también le sobra verde de la hierba fresca, y también le sobra de lo que nunca tendrás. Reina de aquí, y yo la quiero sentada en su hoguera. Salve por ti, y yo la quiero guerrera guerrera. Le sobra carne en la carne abierta, le sobra sangre, le sobra puñal, y además le sobra guerra y le sobra tierra, mucha más, con la que a todos poder enterrar. Reina de aquí, y yo la quiero con la carne abierta. Salve por ti, y yo la quiero por ciento cuarenta. Reina de aquí, y yo la quiero con gas y mechero. Salve por ti, y yo la quiero en su reino extranjero.
17.
Cada vez que te repites esperando que después, más te vale que te olvides porque no va a suceder. Con los dedos de una mano cuenta una y otra vez, faltan dedos en las manos, faltan dedos en los pies. Eso por tonto, se veía venir, estaba claro, quién te mandaba a ti. Un te lo dije, un te lo vuelvo a decir, un anda que anda, anda que sí. Cal en la arena, y viga en el ojo para que no entre arena ni puedas ver, ni quieras ver.
18.
Tú siembra los vientos, huracán, que apenas podrá tu sombra alcanzar, tempestad. De tanto ir a la fuente sabes que se acaba por romper, agua que no has de beber, ya sabes qué hay después. Alma de cántaro que da de beber el vino y miel, allí mismo bien te lo puedes meter. Pon la barba pronto a remojar, buen entendedor, que donde las dan vive el que a hierro mata. Calva la ocasión, cuervos para ti, hoy tu San Martín sobre un puente de plata. Pobre infeliz, qué barato que es sufrir, conjuro romaní, veneno del país que quizá tenga que tragar, ¿quién es el infeliz?, por dios, que no sea yo.

about

“Muera usted mañana” es el primer álbum de ALEXANDERPLATZ, el nuevo proyecto de Alejandro Martínez Moya tras la disolución de KLAUS&KINSKI. Un trabajo minucioso y extenso (doble vinilo), como es habitual en su trayectoria, que echábamos de menos desde hace mucho tiempo, lleno de detalles deslumbrantes en cada escucha y en el que se vuelven a dar cita el ingenio y la mordacidad, junto a las cualidades que han hecho destacar todos sus discos desde aquel “Tu hoguera está ardiendo”, que en octubre cumple 10 años. 18 canciones eminentemente pop y pasajes instrumentales, plagados de guitarras y sintetizadores analógicos, desplegados en un variado abanico de estilos afines, como el kraut rock, synth pop, el shoegaze, el dream pop, la balada, la psicodelia 80s y la electrónica de vieja escuela.

Tras la tarjeta de presentación que suposo “Contrarreforma” EP en octubre de 2017, Alejandro Martínez no ha tardado en componer los temas que forman parte de este primer álbum. Un nuevo repertorio que lleva su inconfundible impronta, que además en ALEXANDERPLATZ tiene como principal novedad su voz en las doce canciones que lo integran, junto a los seis evocadores instrumentales que las engarzan y que, en buena medida, caracterizan el nuevo proyecto. Piezas diseminadas a lo largo y a lo ancho del disco, para unir o separar partes, que adquieren y le proporcionan un sentido especial al conjunto escuchado de principio a fin.

"Muera usted mañana" se inicia de forma bucólica con el instrumental “Vivan las cadenas”, que enseguida da paso a uno de los cortes más representativos del disco. “Homenaje”, mezcla de dream pop y kraut rock, sintetiza de algún modo el concepto del álbum, por su poliédrica construcción que caracteriza la forma de componer de Alejandro Martínez. La fantasmagórica “Once varas” la separa de “La muerte y la vida”, synth pop con ecos a Franco Battiato, que conecta directamente con la primera balada ‘marca de la casa’, “El puño en el corazón”. En realidad tiene bastante de canción melódica latinoamericana y contiene uno de los textos característicos de Alejandro en su vertiente más historiográfica. “La piedra y el cráneo”, es más balada norteamericana de los 50s-60s, continúa la línea relajada con la que se inició la cara B del primer vinilo que desemboca en la lapidaria “La vergüenza es el orgullo del mañana”, que encaja como anillo al dedo con “Dios ahoga aunque no apriete”, la canción con mayor apariencia pop-rock del disco.

La cara A del segundo disco de la edición en vinilo de “Muera usted mañana” comienza con “El crimen”. De nuevo un principio enigmático, con aire de thriler, que su letra contribuye a impregnar de misterio sólo roto por la atmosférica “Ciudad a las afueras del campo”, la calma antes de la tempestad. “La verdad está sobrevalorada” llega entonces como un tsunami que cambia el tono de disco. Shoegaze que enardece el atardecer antes de una “Noche toledana” que parece ambientada en la mismísima Twin Peaks.

Aunque su título lo de a entender, no hay duda, “Sí pero no” es el tema más pop del álbum, tejido con guitarras que circulan por carreteras con subidas y bajadas, pendientes en las que se aceleran, cuestas en las que se recrean en el paisaje con aires evocadores. Y es que no por casualidad por aquí llegamos a “Los cerros de Úbeda”, el corte instrumental que da paso al primer single extraido del disco, la deslumbrante “Odio el siglo XXI (bueno, y el XX también)”, que rebosa synth pop 80s por los cuatro costados. Una de esas endiabladas bombas de relojería pop a las que Alejandro nos ha acostumbrado, que estallan cuando menos te lo esperas, escondiendo siempre una apoteósica traca final. Le sigue “Sultana”, tan dulce y poética, como intensa y descarnada. La canción perfecta para calmar la adrenalina a base de dream pop y que sirve además para encaminarnos hacia el final del disco, que no podía ser otro que una “Merienda en Cartagena”, un tiempo medio más dream pop y con mucha presencia de sintetizadores, como en todo el disco, culminada con una “Maldición gitana” (crucemos los dedos), que a pesar de mantener el tono ambiental es un tema lento con ecos de rock algo más clásico.

18 canciones que marcarán el destino de ALEXANDERPLATZ. Porque, si cada maestrillo tiene su librillo, Alejandro Martínez ya tiene el suyo. “Muera usted mañana”…

“Muera usted mañana” ha sido compuesto e interpretado por Alejandro Martínez, excepto baterías: José Miguel Porras Cerezo (en “Merienda en Cartagena”), Antonio Illán Macanás (en “El crimen”) y Sergio Bernal en el resto. Producido, grabado y mezclado por Alejandro Martínez y asistido por Antonio Illán (MIA Estudios, Algezares, Murcia). Masterizado por Arturo Vaquero en Estudios Abrigueiro (Friol, Lugo).

Dirección de arte e ilustración: Paco Martínez Tomás. Diseño gráfico y maquetación: Almudena OH.

credits

released October 5, 2018

JAB-2067 CD Digipak / Doble LP 12"

Enjoy Jabalina Música on:

Jabalina Música Website: www.jabalinamusica.com
Jabalina Música Store: www.jabalinamusica.com/ultimos-lanzamientos/
YouTube Channel: www.youtube.com/user/JabalinaMusica
Facebook: www.facebook.com/JabalinaMusica
Twitter: www.twitter.com/jabalinamusica

license

all rights reserved

tags

about

Jabalina Música Madrid, Spain

Indie Pop Music "Made in Spain" Since 1994

jabalinamusica.com

youtube.com/user/JabalinaMusica

facebook.com/JabalinaMusica.Fans

twitter.com/jabalinamusica
... more

contact / help

Contact Jabalina Música

Streaming and
Download help

Redeem code

Report this album or account

If you like Muera usted mañana, you may also like: